Cómo realizar una buena exfoliación facial para renovar las células de tu piel tras el verano
Por agosto 23, 2019 0 Comentario

Cómo realizar una buena exfoliación facial para renovar las células de tu piel tras el verano

Cuando hablamos de exfoliación facial vamos más alláde la limpieza diaria que realizas para eliminar las impurezas que tu piel ha podido absorber durante el día. Una buena exfoliación facial es un tratamiento más intenso y profundo, pues tiene como objetivo deshacerse de las células muertas para dar paso a la renovación de células. Por este motivo, el final del verano es un momento ideal para hacerse una exfoliación facial.

Tu rostro es una parte muy delicada del cuerpo, pues está en constante exposición a factores externos muy diferentes, desde la radiación solar a la contaminación de la ciudad e incluso los cambios de temperatura. Ahora que ya se acaba el verano y por tanto el intenso calor, es necesario hacerse una profunda exfoliación facial para dar paso a una buena y radiante vuelta al trabajo.

Pasos para llevar a cabo tu exfoliación facial

1.Desmaquíllate

El primer paso no podría ser otro que preparar tu piel para asegurarte una buena aplicación del producto. Es muy importante que te desmaquilles para poder aplicar los productos exfoliantes con la piel limpia.

Con la ayuda de un algodón y agua micelar desmaquillante podrás retirar el maquillaje de todos los rincones de tu rostro. Para finalizar mójate la cara con agua, pues necesitamos que esté húmeda para la aplicación del exfoliante.

Otra opción es usar Leche Limpiadora, que puedes extender en tu rostro con la yema de tus dedos. Una vez has acabado utiliza un algodón húmedo para retirar el producto.

2. Exfolia la piel

Ahora es el momento estrella del proceso de limpieza: la exfoliación facial. Hazte con un Gel Limpiador Exfoliante de calidad para asegurarte que tu piel está en buenas manos. ¿Cómo debes aplicarlo? Muy fácil, puedes usar tus propias manos o la ayuda de un cepillo facial. La clave de este proceso está en extender el producto con movimientos ascendentes, activando así la circulación. Céntrate sobre todo en la zona T del rostro y la barbilla. Estos movimientos deben ser suaves, pero a la vez energéticos evitando irritar la piel, pero aprovechando todas las propiedades del exfoliante.

Recuerda que los exfoliantes NO deben aplicarse en los labios ni en el contorno de ojos, ya que son zonas muy sensibles. En el caso de los labios puedes encontrar exfoliantes especiales para la esta parte del rostro. Al terminar retira el resto del producto con agua y sécate la cara a pequeños toques con una toalla.

3.Hidrata tu piel

Tras la exfoliación facial tus poros están abiertos, respiran, por lo que es el momento ideal para aplicar un producto que hidrate tu piel. En este caso, te recomendamos una Mascarilla Gel Hidratante. Déjala actuar entre 10 y 15 minutos y cuando acabes retírala con agua tibia.  

¡Importante!

Se recomienda hacer una exfoliación facial de dos a tres veces por semana. Dedícale tiempo, aprovecha este ritual de cuidado personal para mimar tu piel y establecer un rato para cuidarte.

Es muy importante que protejastu piel día a día con un protector solar, pues la radiación solar debilita la dermis y su exposición es constante. La piel tiene memoria para bien y para mal, así que cuidarse el rostro es un proceso muy necesario que solo te aportará beneficios. Si te ves bien, te sientes bien. ¿Hay algo mejor que estar bien en tu piel?

Deja tu reflexión