Crema hidratante antiarrugas, el paso del tiempo sin marcas en la piel
Por octubre 28, 2019 0 Comentario

Crema hidratante antiarrugas, el paso del tiempo sin marcas en la piel

Sabemos que el paso del tiempo es imparable, los días transcurren cada vez más rápido y en ellos quedan recuerdos que marcan nuestra trayectoria. No obstante, lo cierto es que la ciencia nos permite quedarnos con la parte positiva de la sucesión de los días y, en cambio, detener las marcas que deja en nuestra piel con la correcta crema hidratante antiarrugas.  

A veces, parar el tiempo es apetecible: cuando estás de vacaciones, el domingo por la tarde, vivir en bucle una noche especial. En definitiva, cuando te encuentras en el punto álgido de felicidad… Pero, una vez volvemos a la rutina, llega el lunes o nos despertamos tras una velada increíble, nos damos cuenta de que la vida sigue y que mañana volverá a ocurrir algo fascinante. Las arrugas son los signos de todo esto, de todo lo vivido.

A pesar de que es normal envidiar en ciertos aspectos a Peter Pan, el niño perdido que se niega a crecer, su forma de vivir lo priva de la belleza que se esconde en el crecimiento y la acumulación de experiencias vividas. Ciertamente, la decisión de su amiga y compañera de aventuras Wendy nos hace reflexionar sobre lo bonito que es vivir, superar las diferentes etapas que nos ofrece la vida y disfrutar y aprender al máximo de cada una de ellas. 

La crema antiarrugas hace que las arrugas dejen de ser las marcas de esta acumulación de experiencias. A partir de ahora, serán características como la sabiduría, la madurez o la valentía las que muestren el paso de los años. 

Componentes básicos de una crema hidrante antiarrugas

La elección de una crema antiarrugas ideal depende del tipo de piel de cada persona: las características, las necesidades, la edad, los hábitos, etc. No obstante, existen seis componentes básicos que deben estar presentes en este producto:

En primer lugar, debemos asegurarnos de que contiene SPF (Sun Protection Factor), el factor de protección solar. La crema debe ser de espectro amplio, lo que significa que protege de los rayos ultravioleta. El uso de crema solar durante los 365 días del año es un hábito básico para retrasar los signos de la edad.

La crema antiarrugas también debe contener antioxidantes, ya que neutralizan el daño que hacen los radicales libres en la piel. Los radicales libres son moléculas con electrones sin pareja y, por lo tanto, inestables, que reaccionan con facilidad para encontrar el electrón y lograr así su estabilidad. Tienen un papel importante en el envejecimiento de la piel.

Los péptidos son un componente de presencia obligatoria en la composición de la crema hidratante antiarrugas. Su finalidad es combatir la pérdida gradual de colágeno. El colágeno es una molécula proteica secretada por las células del tejido conjuntivo y su disminución tiene consecuencias en la tersura de la piel.  

Otros componentes fundamentales son: el retinol (de la familia de los retinoides, los derivados de la vitamina A), AHA (son los ácidos alfa hidróxidos que evitan la acumulación de células muertas en la piel, así que funcionan como exfoliante) y ácido hilaurónico (es un humectante, lo que significa que conserva las moléculas de agua).

¿Cuándo empezar a utilizar crema hidratante antiarrugas?

Es difícil determinar el momento exacto en el que deberíamos incluir este cosmético en nuestra rutina de cuidado facial. No obstante, es importante tener en cuenta que siempre es mejor prevenir que curar.

Nuestra recomendación es que analices continuamente las necesidades de tu piel y adaptes los productos de cosmética a medida que pasa el tiempo: a los 20, a los 30, a los 40, a los 50, a partir de los 60… Como sabes, cada etapa de la vida presenta unas características y, junto a ellas, evolucionan los productos de cosmética.

La crema hidratante antiarrugas será tu aliada, crecerá a tu lado y mostrará al mundo que son cuestiones como tus logros, tu lucha, tu valentía, tu energía y tus inquietudes las que marcan el paso de los años y no las arrugas.

 

 

 

Deja tu reflexión