Corrector maquillaje

Corrector maquillaje Hay 3 productos.

Mostrando 1 - 3 de 3 items

Los correctores de maquillaje, también llamados concealer, son tus grandes aliados para disimular las pequeñas imperfecciones de la piel en el día a día.  Hablamos de rojeces, espinillas, ojeras, manchas, granitos, o simplemente para corregir un tono de piel en un lugar específico del rostro. Este producto de maquillaje de cara diaria no puede faltar en tu bolso o neceser. Gracias a su tamaño y ligereza es fácil de transportar y podrás aplicártelo en cualquier momento.

En el mercado encontrarás diferentes tipos de correctores de maquillaje, cada uno tiene su función y es importante conocerlos para conseguir el efecto deseado. Antes de adentrarnos en ello, conviene saber que debes elegir marcas de calidad y testadas dermatológicamente como MCY Cosmetics para evitar efectos negativos en tu piel.

Cómo elegir un buen corrector de maquillaje

  1. Ten claro qué quieres corregir, tapar o minimizar: elegir un corrector al azar no es una buena idea. Es muy diferente tapar ojeras, que cubrirse un granito o minimizar rojeces. Por esto, el primer paso es tener claro qué queremos conseguir.
  2. Decántate por una marca de calidad: cuando ya tienes claro tu objetivo y (si es necesario) después de dejarte asesorar por un profesional, elije una marca testada dermatológicamente y con experiencia en el sector. La piel del rostro es muy delicada y lo último que queremos es tener más imperfecciones.
  3. Aplica el producto en su justa medida: un exceso de producto puede incrementar la visibilidad de la imperfección que queremos corregir. Por eso, empieza aplicando una pequeña dosis de producto y siempre estás a tiempo de añadir un poco más si el resultado no te convence. Lo importante es conseguir un efecto natural.

Cómo y cuándo aplicar el corrector de maquillaje

Es normal que surjan dudas al momento de decidir cómo y cuándo se aplica un corrector de maquillaje. Esto dependerá de qué tipo de corrector te apliques y qué quieres conseguir. Por lo general podemos distinguir dos tipos principales:

Corrector para tapar ojeras o concealer

Si tu objetivo es disimular las ojeras necesitas un corrector tipo concealer fluido con un tono que se parezca al máximo al de tu piel. Aplica poca cantidad sobre la zona oscurecida por las ojeras y luego reparte el maquillaje con la yema del dedo índice con pequeños toquecitos para difuminar la masa. De este modo conseguirás que el maquillaje se mimetice con tu piel, cubriendo solo la zona de las ojeras de forma discreta y eficiente. Este tipo de corrector también puede utilizarse puntualmente para tapar un granito o imperfección.

Minimizador de rojeces 

Esta variante suele ser de color verde y en formato barra. Su función es minimizar rojeces, brillos y otros aspectos que afecten al cambio de tono de tu piel. Bastara con pasar el corrector por encima de la zona afectada de forma suave y repartirlo con el dedo hasta obtener el efecto deseado.

Otra pregunta que surge a menudo es si los correctores deben aplicarse antes o después de la base de maquillaje. La respuesta dependerá de la magnitud de la imperfección que se quiera corregir. Si se trata de detalles sutiles se puede aplicar después de la base de maquillaje, puesto que es probable que la base ya haya cubierto buena parte de ello y solo necesitemos hacer un retoque mediante nuestro corrector o concealer. Sin embargo, cuando la zona que queremos cubrir es más prominente, puede ser una buena idea aplicar el corrector antes del maquillaje y, posteriormente, corregir otra vez si es necesario. Cada piel es un mundo, por lo que te invitamos a probar ambas opciones y decidir qué método te funciona mejor.

Además, podrás complementarlo con nuestra amplia gama de productos de maquillaje.