Corrector maquillaje

Corrector maquillaje Hay 3 productos.

Mostrando 1 - 3 de 3 items

El corrector de maquillaje es un producto cosmético al que se suele recurrir con mucha frecuencia, pues una preocupación muy común es poder “corregir” ciertas imperfecciones que puedan surgir en el rostro. Hablamos de granitos, manchas rojizas, ojeras oscuras o amarillentas, etc. En definitiva, pequeños detalles del rostro que nos gusta tapar para sentirnos más cómodas, seguras y bellas. El corrector de maquillaje es ideal para reducir de forma visible estas imperfecciones y cubrir cualquier detalle del rostro con el que no te veas bien.

Si te gustaría conocer en profundidad el mundo del maquillaje de cara estás en el lugar adecuado. En este artículo descubrirás sus diferentes texturas, tonos y aplicadores para sentirte bella.

Texturas del corrector de maquillaje

Según tu tipo de piel y tus preferencias en cuanto a la sensación y resultado del cosmético, puedes elegir entre diferentes formatos o texturas:

  • Corrector de maquillaje en barra: el corrector en formato “barraes muy fácil de aplicar, ya que puedes usarlo directamente sobre la piel. No obstante, necesitarás algún utensilio para extenderlo. Con una pequeña cantidad será suficiente. Es fácil de llevar contigo, pues puedes guardarlo en el bolso o en la mochila.
  • Corrector de maquillaje en crema: esta textura más densa ayuda con las imperfecciones más profundas y marcadas. Es imprescindible la ayuda de un aplicador para asegurarte una correcta fijación y no malgastar producto.
  • Corrector de maquillaje líquido: para este tipo de corrector te hará falta un aplicador que te permita extender el producto y asegurarte de que se adhiera de forma correcta a la piel. Su profunda cobertura facilita la disminución del color oscuro de las ojeras, junto con otras imperfecciones como los puntos negros. No recomendamos aplicar este tipo de cosmético sobre pieles con tendencia grasa.
  • Corrector de maquillaje en polvo Polvo: el maquillaje en polvo no tiene una cobertura tan grande como el líquido, pero es perfecto para tapar aquellos pequeños granos sin necesidad de sentir una cantidad excesiva de producto en tu piel. Esta textura es más apropiada para las pieles grasas o para todo tipo de pieles en verano.

Recuerda que debes elegir siempre un tono más claro que el de tu piel para los productos de maquillaje. De esta forma, no solo disminuirás las imperfecciones de forma óptima, sino que además el corrector pasará desapercibido, dejando un efecto muy natural.

Tonos del corrector de maquillaje

Existen correctores especiales compuestos por tonalidades variadas que responden a necesidades específicas:

  • Beige: este tono es perfecto para equilibrar o igualar el tono de tu piel, úsalo para cubrir las zonas más oscuras como, por ejemplo, las ojeras.
  • Verde: no te asustes por el color. El corrector de color verde no deja marcas de este color sobre la piel sino que está compuesto por ingredientes que ayudan a minimizar rojeces, granos y venitas del rostro.
  • Amarillo: el tono amarillo está pensado para disminuir visiblemente tonos morados o violetas producidos por las ojeras o a causa de hematomas.
  • Naranja: el tono naranja es ideal para ocultar ojeras de tonalidad más azulada.

Aplicadores para el corrector de maquillaje

Existen varios accesorios para poder llevar a cabo una perfecta aplicación del corrector de maquillaje. Puedes comprar los aplicadores por separado o a veces se incluyen en un mismo pack con el corrector. Algunos de los aplicadores más utilizados son:

  • Beauty Blender: este aplicador es la última tendencia en la aplicación de maquillaje con gran acogida entre los amantes de la cosmética.  Se trata de una esponja en forma de lágrima o huevo, de manera que proporciona una base más amplia para grandes zonas como las mejillas o barbilla. Además, su acabado en punta ayuda a alcanzar zonas más pequeñas como las ojeras. Puedes colocar el corrector de maquillaje directamente en el Beauty Blender o en tu rostro y luego expandir el producto con pequeños toques y movimientos circulares. Sigue con este proceso hasta conseguir una perfecta difuminación del maquillaje.
  • Brochas: puedes elegir entre diferentes tipos de bochas según la textura del maquillaje que uses y la zona donde desees aplicarlo. Para los correctores en formato polvo, son ideales las brochas grandes con fibras o de pelo largo. Para el corrector de maquillaje líquido la mejor opción son las brochas de pelo corto y más densas. El tamaño de las brochas también variará en función de la zona donde apliquemos el maquillaje. Para los ojos están las brochas pequeñas, para las mejillas y pómulos declínate por unas brochas medianas y, por último, utiliza brochas grandes para corregir la totalidad de tu rostro.

También hay tipos de brochas de maquillaje específicas para iluminar o para conseguir un efecto contouring.

  • Esponja: las esponjas se utilizan sobre todo en el maquillaje en polvo, pues muchos productos ya disponen de esta esponja para realizar la aplicación estés donde estés. Es perfecta para llevarla encima y retocar el maquillaje cuando los necesites. No obstante, se recomienda evitar su uso en correctores líquidos, pues absorben mucho producto que luego se pierde.
  • Silicona: es el producto más nuevo en aplicadores de maquillaje. La silicona como aplicador es rápida de usar, no absorbe el producto, se limpia muy fácilmente y puede durarte mucho tiempo. Hay que tener en cuenta que está diseñada para maquillajes de poca cobertura, pues proporciona una capa más ligera de maquillaje. No es muy recomendable para zonas de difícil acceso como los ojos y el lagrimal.

 

Antes y después de aplicar el corrector de maquillaje

Antes de aplicar el corrector u otro producto de cosmética, es esencial preparar tu piel y protegerla de los cosméticos.

Para empezar, con la ayuda de agua micelar desmaquillante, limpia tu piel en profundidad retirando impurezas. A continuación, para asegurarte una limpieza profunda, aplica un tónico facial con la ayuda de un algodón.   

Continúa con una crema Hidratante o unaleche limpiadora adecuada para tu tipo de piel y realiza pequeños movimientos a presión para que se absorba en profundidad. Cuando tengas la piel bien limpia e hidratada ya estarás lista para aplicar la base o el corrector de maquillaje que necesites.

A la hora de desmaquillarte sigue el mismo proceso. Recuerda: agua micelar, tónico e hidratante o leche limpiadora.  

MCY Cosmetics pone a tu disposición una amplia gama maquillaje y cosmética para que encuentres los productos más adecuados para tu piel.