Maquillaje de cara

Catálogo

Maquillaje de cara Hay 17 productos.

Mostrando 1 - 17 de 17 items

Subcategorías

  • El colorete es un basic en cosmética que se utiliza para dar color a las mejillas y realzar el rostro. Este maquillaje de cara ha sido, por excelencia, un imprescindible, ya que basta con aplicar un pequeño toque de colorete en las mejillas para aportar luminosidad y tener un mejor aspecto. Así es, con el colorete conseguirás un rostro perfecto en tan solo unos minutos.  

    A la hora de elegir cuál es el colorete más indicado para ti, debes tener en cuenta el color de tu piel. Por norma general, para pieles blancas lo más indicado es utilizar un colorete en tonos rosa, melocotón o coral, ya que se consigue iluminar y destacar de forma natural las facciones. En cambio, para pieles morenas se recomienda un colorete en tonos marrones -tierra- y naranjas. En el caso de tener la piel rojiza, utiliza colorete en tonos rojizos combinado con una base de maquillaje uniforme.  

    Cómo aplicar el colorete según la forma de tu rostro

    Aplicar el colorete parece relativamente fácil, pero si quieres obtener un acabado profesional, debes tener en cuenta dos factores: el tipo de brocha y qué técnica aplicar en función de la forma de tu rostro.

    Para aplicar el colorete en polvo, lo mejor es que utilices una brocha grande, tupida y redonda. Si tu estructura es redonda, debes aplicar el colorete en diagonal desde el centro hasta la parte alta del pómulo. En cambio, si tu cara es delgada y rectangular (alargada), es mejor que apliques el colorete en la zona exterior del pómulo (por debajo de los ojos). Para rostros ovalados, lo indicado es aplicar el colorete de forma circular justo en el centro de la mejilla. Si tu estructura facial tiende a ser más bien cuadrada, aplica el colorete en línea recta por debajo de los ojos. En cambio, si tu cara tiene una forma triangular, aplica el colorete en forma de luna en la parte baja del pómulo.

    Últimas tendencias en coloretes

    • La técnica Blushadow es la última tendencia en cuanto a coloretes que está triunfando en todas las pasarelas. Se trata de aplicar el colorete tanto en las mejillas como en los párpados, para conseguir enmarcar la mirada en un solo paso. Para conseguir este efecto, debes aplicar con las yemas de los dedos el mismo tono de colorete en mejillas, sienes y ligeramente sobre el párpado. Después, aplica un tono más brillante sobre tus mejillas para conseguir ese efecto iluminador.
    • En cuanto a los tonos, el acabado Sun Kissed o Besada por el Sol es el must de este verano. Esta tendencia consiste en conseguir un maquillaje muy natural, que parezca imperceptible, con un toque bronceado. Para obtener este efecto, puedes o bien maquillar el puente de la nariz y la parte alta de los pómulos con un colorete en colores tierra o bien maquillar, con un estilo antifaz, el contorno de los ojos. En ambos casos, te recomendamos que utilices un colorete basado en los tonos tierra, un imprescindible de esta temporada.
  • Existen dos tipos de maquillaje: el de base compacta y el maquillaje fluido. Aunque parezcan similares, no lo son, por lo que tu piel se verá diferente dependiendo de cuál escojas. Durante los meses de calor, se recomienda optar por el maquillaje fluido, por su frescura y ligereza que da como resultado una piel natural. 

    Las ventajas más destacadas del maquillaje fluido son su facilidad a la hora de aplicarlo, un plus de hidratación para la piel y un acabado perfecto, ya que este tipo de maquillaje de cara se funde perfectamente con la piel, unificando el cutis.

    Cómo elegir el maquillaje fluido

    Este año, la tendencia en maquillaje es lucir un brillo natural, que resalte tu tono de piel. Por ello, nuestra recomendación es que escojas el tono de maquillaje que más se adapte a tu color de piel. Tienes tres opciones en función de tu fototipo: el tono claro, medio y oscuro.

    De todas formas, es importante que antes de elegir el maquillaje, verifiques tu tipo de piel: si es grasa, seca, normal, mixta o con algún tipo de sensibilidad. En función de las características de tu piel, decide cuál es el tipo de maquillaje que se adapta más a ti.

    Asimismo, a la hora de elegir la base de maquillaje, también debes tener en cuenta tu edad, ya que existen en el mercado productos de maquillaje fluido indicados para pieles jóvenes y maquillaje fluido con efecto antiarrugas, para aquellos rostros a los que además de aportar brillo y color, se le añade un efecto tensor.

    Aplicación del maquillaje líquido

    La aplicación del maquillaje fluido es muy sencilla. Puedes distribuirlo por tu rostro con tus propias manos - como una crema hidratante- o bien con una brocha. El resultado final es óptimo, ya que el maquillaje fluido se funde con la piel y la alisa de una manera natural. Además, si tu piel presenta manchas o pequeñas imperfecciones, el maquillaje fluido es el más apropiado, ya que conseguirás disimularlas muy bien. Puedes aplicar primero algún cosmético corrector y extender la base de maquillaje fluido por encima.

    Asimismo, recuerda que para que tu maquillaje quede perfecto, es recomendable cuidar bien la hidratación de tu piel antes de maquillarte, por ello, puedes aplicar un poco de crema hidratante antes de empezar con tu rutina de maquillaje. Después, aplica una fina base de maquillaje fluido por la cara y ¡no te olvides de extenderla también por el cuello! Extiende bien el líquido hasta obtener como resultado final un cutis compacto. Si lo prefieres, puedes destacar la frente y los pómulos con un toque de crema o líquido y un iluminador, así le darás un plus de frescura a tu rostro.

    Con el maquillaje fluido conseguirás un rostro totalmente liso, ocultando las pequeñas imperfecciones, pero sin sacrificar la naturalidad. Perfecto tanto para el día a día como para aquellas ocasiones más especiales.

  • El maquillaje en polvo debería ser uno de los productos de maquillaje de cara imprescindibles en tu neceser, ya que con ellos puedes hacer un retoque rápido a tu maquillaje y corregir los brillos antiestéticos que pueden aparecer a lo largo del día. Se trata de un cosmético que brinda un muy buen acabado para estar perfecta en cualquier ocasión.

    Los principales tipos de maquillaje en polvo son:

    • Polvos compactos: ofrecen una mejor cobertura, ya que se adhieren a la piel en forma de película, por lo que funcionan como base de maquillaje. Se trata de polvos ultramicronizados, que brindan un tono saludable y una extraordinaria suavidad. 
    • Polvos iluminadores: estos polvos son excelentes para darle al rostro frescura y luminosidad. Son transparentes y los puedes conseguir también en las versiones compactos y sueltos. Cuando los aplicas logran atrapar la luz en ciertas zonas del rostro, debido a las micropartículas que contienen.
    • Polvos minerales: son los más recomendados para pieles reactivas o sensibles. Los puedes conseguir tanto en la versión compacta como en la de polvos sueltos. Las personas con piel propensa a sufrir acné pueden usar este tipo de polvos, ya que no obstruyen los poros.
    • Polvos sueltos: pueden ayudarte a fijar el maquillaje por un tiempo mucho mayor, también puedes hacer un retoque en tu rostro para quitar el exceso de grasa.

    Algo muy importante que debes tener en cuenta a la hora de adquirir cualquier maquillaje en polvo es su calidad, para evitar problemas en la piel y que tu maquillaje quede perfecto. Debes asegurarte de que sean suaves, ultra finos, reflectantes de la luz y mates.

    Cómo fijar el maquillaje en polvo

    La técnica de Baking utiliza los polvos translúcidos para fijar el maquillaje y lograr disimular las imperfecciones de la piel. Con esta técnica, tu piel quedará mate y lisa, cubriendo esas pequeñas manchas, líneas de arrugas o cualquier otro tipo de imperfección.

    Esta técnica consiste en utilizar maquillaje en polvo para lograr un aspecto de piel aterciopelado, por lo que es recomendable utilizar el compacto y evitar los polvos iluminadores. Marca bien la zona T, el mentón y todas las partes que estén cubiertas con corrector para lograr ese rostro aterciopelado que persigues. Para conseguir un acabado perfecto es importante que tengas la piel bien hidratada, ya que con la sequedad las imperfecciones saldrían a la luz.

    Utiliza maquillaje en polvo para dar frescura a tu rostro, corregir las imperfecciones y lucir una piel fresca y radiante en cualquier ocasión. Encuentra el color que mejor se adapte a tu tono de piel y compleméntalo con tu base de maquillaje fluido para conseguir una mejor cobertura.

  • Los correctores de maquillaje, también llamados concealer, son tus grandes aliados para disimular las pequeñas imperfecciones de la piel en el día a día.  Hablamos de rojeces, espinillas, ojeras, manchas, granitos, o simplemente para corregir un tono de piel en un lugar específico del rostro. Este producto de maquillaje de cara diaria no puede faltar en tu bolso o neceser. Gracias a su tamaño y ligereza es fácil de transportar y podrás aplicártelo en cualquier momento.

    En el mercado encontrarás diferentes tipos de correctores de maquillaje, cada uno tiene su función y es importante conocerlos para conseguir el efecto deseado. Antes de adentrarnos en ello, conviene saber que debes elegir marcas de calidad y testadas dermatológicamente como MCY Cosmetics para evitar efectos negativos en tu piel.

    Cómo elegir un buen corrector de maquillaje

    1. Ten claro qué quieres corregir, tapar o minimizar: elegir un corrector al azar no es una buena idea. Es muy diferente tapar ojeras, que cubrirse un granito o minimizar rojeces. Por esto, el primer paso es tener claro qué queremos conseguir.
    2. Decántate por una marca de calidad: cuando ya tienes claro tu objetivo y (si es necesario) después de dejarte asesorar por un profesional, elije una marca testada dermatológicamente y con experiencia en el sector. La piel del rostro es muy delicada y lo último que queremos es tener más imperfecciones.
    3. Aplica el producto en su justa medida: un exceso de producto puede incrementar la visibilidad de la imperfección que queremos corregir. Por eso, empieza aplicando una pequeña dosis de producto y siempre estás a tiempo de añadir un poco más si el resultado no te convence. Lo importante es conseguir un efecto natural.

    Cómo y cuándo aplicar el corrector de maquillaje

    Es normal que surjan dudas al momento de decidir cómo y cuándo se aplica un corrector de maquillaje. Esto dependerá de qué tipo de corrector te apliques y qué quieres conseguir. Por lo general podemos distinguir dos tipos principales:

    Corrector para tapar ojeras o concealer

    Si tu objetivo es disimular las ojeras necesitas un corrector tipo concealer fluido con un tono que se parezca al máximo al de tu piel. Aplica poca cantidad sobre la zona oscurecida por las ojeras y luego reparte el maquillaje con la yema del dedo índice con pequeños toquecitos para difuminar la masa. De este modo conseguirás que el maquillaje se mimetice con tu piel, cubriendo solo la zona de las ojeras de forma discreta y eficiente. Este tipo de corrector también puede utilizarse puntualmente para tapar un granito o imperfección.

    Minimizador de rojeces 

    Esta variante suele ser de color verde y en formato barra. Su función es minimizar rojeces, brillos y otros aspectos que afecten al cambio de tono de tu piel. Bastara con pasar el corrector por encima de la zona afectada de forma suave y repartirlo con el dedo hasta obtener el efecto deseado.

    Otra pregunta que surge a menudo es si los correctores deben aplicarse antes o después de la base de maquillaje. La respuesta dependerá de la magnitud de la imperfección que se quiera corregir. Si se trata de detalles sutiles se puede aplicar después de la base de maquillaje, puesto que es probable que la base ya haya cubierto buena parte de ello y solo necesitemos hacer un retoque mediante nuestro corrector o concealer. Sin embargo, cuando la zona que queremos cubrir es más prominente, puede ser una buena idea aplicar el corrector antes del maquillaje y, posteriormente, corregir otra vez si es necesario. Cada piel es un mundo, por lo que te invitamos a probar ambas opciones y decidir qué método te funciona mejor.

    Además, podrás complementarlo con nuestra amplia gama de productos de maquillaje.

La mayoría de los tipos de maquillaje se concentran en el rostro. Esta parte del cuerpo también suele ser la primera que vemos en una persona, por lo que es clave a la hora de sentirse bien y ofrecer una buena imagen.  Por este motivo, son muchos los productos de maquillaje de cara que podemos encontrar en el mercado actualmente.

¿Cómo maquillarse el rostro?

Aplicarse una base de maquillaje de cara es el primer paso para lucir un rostro radiante. Debes hacerlo siempre con la cara lavada y una capa fina de crema hidratante indicada para tu piel. Conocer tu tipo de piel es un factor clave para acertar con el maquillaje. Sobre todo, debes observar si tienes una piel mixta o normal, con tendencia grasa, seca o muy sensible. El maquillaje de cara permite adquirir un tono más bronceado, una textura más suave y tersa y corregir las pequeñas imperfecciones del rostro. Te invitamos a descubrir todas sus variedades.

Dime qué piel tienes y te diré qué maquillaje de cara necesitas

Actualmente, existe una amplia oferta de maquillaje para todo tipo de pieles. La primera capa consiste en una base de maquillaje fluido, que sirve para disimular las imperfecciones y tener un aspecto liso y con acabado natural. En Marcel Cluny Cosmetics tenemos distintas variantes para este tipo de maquillaje, según el tipo de piel, el tono, la edad y el efecto deseado. Así, disponemos de una gama variada de Maquillaje Fluido Tensor Antiarrugas y otra versión soft para pieles más jóvenes, con tonos claros y oscuros. Aplica una capa ligera en el rostro y el cuello, acorde a tu tono de piel. También puedes optar por el maquillaje en polvo para matizar los brillos y lucir un ligero bronceado. Para dar un toque de color y luminosidad a tus mejillas, el colorete será tu mejor aliado. Los hay de diferentes tonos para que elijas el que más se ajusta a tu piel. El colorete es un básico en tu kit de maquillaje, que proporciona un delicado acabado aterciopelado, así como un aspecto saludable y despejado.

Por último, hazte con un corrector para tapar sutilmente las pequeñas imperfecciones de la cara. Existen diferentes tipos de correctores que aportan el toque final a la base de maquillaje para que luzcas un rostro radiante. El Concealer de MCY es ideal para iluminar las facciones de la cara, tapar ojeras o matizar otras sombras indeseadas. También puedes decantarte por un potenciador de maquillaje para darle un acabado final a tu rutina de maquillaje. Éste ayuda a potenciar el brillo de las zonas que queremos resaltar y a corregir imperfecciones. Para casos específicos con tendencia a rojeces, MCY dispone de un minimizador de rojeces, una especie de lápiz corrector que se aplica sobre las zonas afectadas.

Una vez hayas logrado una buena base de maquillaje de cara, que deje tu rostro liso, terso y sin imperfecciones cutáneas, puedes proseguir a la aplicación de maquillaje de ojos y labios, que acabarán de dar el toque final para salir de casa radiante.

¿Tienes dudas sobre qué tono necesitas o qué tipo de maquillaje de cara es más indicado para tu piel? Contacta con el equipo de Marcel Cluny y encuentra el producto que más se adecua a tus necesidades. Aunque también puedes acceder a nuestro blog en el que encontrarás los mejores trucos y consejos para utilizar el maquillaje de cara que más te guste.