Base de maquillaje, trucos para el día a día

Base de maquillaje, trucos para el día a día Hay 3 productos.

Mostrando 1 - 3 de 3 items

Te despiertas muy temprano por la mañana, es martes, el fin de semana ya es un recuerdo y queda demasiado para el siguiente, no has dormido bien, hace meses que no pisas la playa… ¡Ah! Y ha aparecido un amigo nuevo en tu cara… ese granito que viene a darte los buenos días. Sí, es hora de sacar la artillería pesada y resolver todos estos problemas con el maquillaje de cara porque ¡hoy (y cada día) saldrás de casa preciosa, perfecta, feliz!

La Real Academia Española (RAE) utiliza, como primera definición, para “base” la siguiente explicación: “Fundamento o apoyo principal de algo”. La base de maquillaje será, por tanto, el producto a partir del cual empecemos a construir el look ideal.

La base de maquillaje es, sin lugar a dudas, uno de los elementos clave para conseguir un make-up perfecto. Es el producto infalible y es que, no sólo nos aporta el tono de piel deseado, sino que aumenta la luminosidad del rostro, lo suaviza y es capaz de tapar cualquier imperfección. Además, hay bases que dan un paso más allá y son todo un tratamiento de belleza logrando devolver la tersura y juventud perdidas.

Encuentra tu tono de base ideal

Lo más importante es seleccionar el tono de base de maquillaje que mejor se adapte a nuestra piel. Es importante que éste sea lo más parecido a nuestra tonalidad porque, de lo contrario, crearemos un efecto poco natural.

Elegir mal el tono de la base de maquillaje es uno de los errores más comunes. Seguro que tienes en mente alguna imagen de una amiga que se ha presentado en alguna ocasión con tonos drásticamente diferentes en su cuello y en su cara… A eso nos referimos cuando hablamos de la naturalidad del maquillaje.

Un consejo, cuando vayas a probar una base de maquillaje y quieras comprobar si se trata del tono de tu piel o no, aplica el producto en tu cara y no en tu mano. Este detalle es muy importante porque es una acción muy frecuente, pero a la vez, errónea. Nuestro tono de piel no es similar en las manos y en la cara por lo que para verificar a la perfección que se trata de tu matiz, pruébalo en la cara.

Cómo aplicar la base de maquillaje correctamente

Una vez escogida la tonalidad correcta de la base de maquillaje, ya podemos incluirlo en nuestro neceser como un must have y aprender los pasos a seguir para su correcta aplicación:

  1. En primer lugar, debemos seleccionar el lugar correcto donde maquillarnos y éste será un sitio con luz natural. Es importante poder ver nuestra apariencia real con la base de maquillaje para evitar sorpresas desagradables y tener que volver a empezar.
  2. Seguidamente, es importante preparar nuestra piel antes de la aplicación: una buena limpieza, tonificación e hidratación.
  3. Empezamos a sacar productos de nuestro neceser de maquillaje y el primero es la prebase. Este producto nos ayudará a prolongar los resultados y evitar los retoques. Cubre tu rostro con esa base previa y pon especial atención a las zonas más conflictivas.
  4. Mezcla la base de maquillaje con tu hidratante habitual. Con esta pequeña acción, lograrás un resultado más hidratado y un plus de luminosidad.
  5. Aplica la base de maquillaje utilizando una esponja o una brocha. Evita hacerlo con las manos dado que, por muy limpias que las podamos tener, siempre quedará algo de suciedad que dejaremos en la piel y esto puede provocar granitos o alergias, entre otros problemas.
  6. Empieza a aplicar la base en la nariz, continua con las mejillas y finalmente, las zonas exteriores. Empezar de dentro hacia fuera es la clave para conseguir un resultado natural.
  7. No te olvides de cubrir también tus ojeras y el cuello. De forma contraria, evita aplicar la base de maquillaje en la zona de las ojeras, dado que reservaremos esta parte del rostro para aplicar en ella el corrector.
  8. Finalmente, utiliza polvos y/o un spray fijador para sellar el acabado y conseguir que el maquillaje perdure durante más horas. Si no quieres tener que retocarte durante el día, ésta es una opción que debes tener en cuenta.

Recuerda que, antes de ir a dormir, deberás lavar tu cara para retirar los restos de base de maquillaje, hidratarla y, de esta manera, dejar que tu piel respire.

Base de maquillaje y técnica japonesa

La belleza japonesa tiene como principio básico el autoconocimiento y la introspección para buscar el equilibrio entre el cuerpo y la mente. El resultado de esta paz interior y el respeto por nuestro cuerpo se traduce en una belleza profunda.

Actualmente, esta técnica milenaria convive y se adapta a las nuevas tecnologías como, por ejemplo, los avances en la base de maquillaje. La búsqueda permanente de la elegancia, la delicadeza y la creatividad es el objetivo final.

Las técnicas japonesas huyen de la inmediatez y es que, entienden que los rituales de belleza necesitan su tiempo. Por esta razón, es de vital importancia entender que la función de la base de maquillaje no es simplemente “tapar” imperfecciones, como en el caso de las cremas antimanchas. Es cierto que este producto nos permite ocultar marcas que no queremos mostrar, pero no basta con cubrirlas y olvidarnos de ellas, debemos tratarlas para que desaparezcan.

La ayuda que nos brinda la base de maquillaje es vital para combatir contra las imperfecciones que nos obsesionan, pero esta lucha debe ser a corto plazo. En un período de tiempo más extenso, debemos visualizar cuáles son las marcas, granitos, roces o rojeces que queremos tapar y buscar un método para hacerlas desaparecer. No hay nada escrito lo suficientemente fuerte para que no pueda ser cambiado.

Tal como afirman las japonesas, la belleza es imperfecta, está viva, en continuo movimiento y evolución. Por eso, entendemos que la base de maquillaje es una aliada esencial en nuestro día a día, pero es importante no olvidar que debemos observar esas imperfecciones, cuidarlas y transformarlas